Espeleismo en La Cumbrecita: cavernas, cuevas y grutas

Publicado el 25 de julio, 2019

Compartir

El espeleismo está vinculado a descensos y progresiones que se realizan en grutas, cuevas y cavernas que son parte de formaciones geológicas de antaño. Dicha actividad es accesible a todo público, pero si hay una preparación física con antelación a la excursión, siempre será mejor. Es loable destacar que la provincia de Córdoba cuenta con diferentes accesos y niveles de exigencias para practicar espeleismo.

Una de las zonas más impresionantes a la hora de experimentar espeleismo, es el Valle de Calamuchita por su peculiar geografía. Ideal para realizar esta atrayente destreza son los pueblos de La Cumbrecita y Villa Alpina, Los Gigantes en las Sierras Grandes y Mina Clavero en el corredor de Traslasierra. En los nombrados puntos geográficos se encuentran sectores con cuevas, grutas y cavernas atravesadas por ríos subterráneos, para cualquier experiencia que el turista desee vivenciar es necesaria la contratación de guías habilitados por la Agencia Córdoba Turismo.

Desde La Cumbrecita, el pueblo de cuentos y hadas o más conocido como el “pueblo peatonal”, se puede llegar al arroyo Wildbach, tramo por donde corre el río subterráneo entre macizos rocosos de gran impacto visual. En este sitio el agua fluye bajo la pedrea convirtiendo la excursión en una aventura única y divertida. El trekking comienza desde la pequeña urbe del pueblo hasta llegar al famoso cerro Wank, de unos 1.620 msnm que ofrece naturalmente una vista increíble de toda la localidad asentada sobre las montañas, pudiendo observar la arquitectura centroeuropea y el popular bosque introducido de abedules. Además, si la suerte acompaña, la vista se puede deleitar con los zorritos grises que aparecen muy cerca de los senderos o próximos a los hogares, como también del sonido de las aves, configurándose como la mejor melodía para los oídos.

Encontrándose en el punto máximo del ascenso, comienza el proceso de relax y de un control exhaustivo de la respiración mientras continua la caminata en descenso hasta topar con el arroyo subterráneo (Wildbach). Ese trayecto regala un panorama bellísimo a través de la cascada de 20 metros de extensión que se interna en el medio de la flora más autóctona y virgen de la región Calamuchita. La llegada a las primeras cuevas o grutas  se convierte en un conducto cerrado de pedrea con el suelo atravesado por el agua y un colchón de arena que envuelven los pies mientras seguimos caminando con atención y disfrutando de la textura de la arenisca rosando la planta de los pies.

Ph: Gentileza de Gabriel Bergonzi

Adentrándose en las cavernas, la oscuridad empieza a ser un actor principal de la aventura y en algunos tramos, la luz sólo ingresa por distanciados huecos que perforaron naturalmente el entubado rocoso y en una parte del recorrido el agua llega al cuello, decorando una travesía única, extremadamente sublime. Después de semejante despliegue físico, la mente recordará una excursión sin igual, con un agregado extra: realizando un trayecto más, se podrá conocer la Cascada Escondida como la frutilla del postre.

Para tener en cuenta antes de planificar la excursión: En temporada alta la aventura comienza a las 9:30 hs todos los días y contempla una duración de 4 a 5 horas (dependiendo del estado físico del contingente). Agregando el trayecto hasta la Cascada Escondida son 2 horas más de trekking, llevar agua para no deshidratarse, ropa cómoda como pantalón largo para evitar las zarzamoras y sus pinchazos, una muda de ropa en la mochila para reemplazar la vestimenta mojada y una linterna frontal para iluminar las cuevas.

Contacto: Juan Manuel BusanichePrestador de servicio de turismo alternativo.
Teléfono: +54 9 (351) 5162573

Entradas relacionadas