Alta Gracia,cultura, historia y paisajes cautivantes

Se avecina un fin de semana con poco tiempo pero mucho deseo de descansar entre los paisajes de Córdoba. Con eso como premisa, elegimos partir rumbo a Alta Gracia, perla indiscutible del Valle de Paravachasca, y probablemente uno de los destinos más cercanos a la capital con paisaje, cultura, religión y gastronomía increíbles.

Salimos antes de media mañana por Ruta 5, donde avanza la nueva Autovía como una monumental obra de infraestructura vial que hará de la circulación en alta temporada, una opción rápida y segura de transportarse.

Recorremos apenas 38kms. y llegamos a Alta Gracia. La ciudad de historia jesuita y católica, de revolucionarios y Festival de Colectividades.

El centro de la ciudad, comercial y con mucho movimiento, se enmarca entre el agua del Tajamar, la torre del Reloj Público y  una de las cinco Estancias Jesuíticas cordobesas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Ingresamos a visitar el Museo nacional Estancia Jesuítica de Alta Gracia y Casa del Virrey Liniers, con piezas de valor histórico y escenas explicativas varias para contar la rica y antigua historia de Alta Gracia.

Sumado al Museo de en memoria del español Manuel de Falla, la cita obligada y más conocida es la Casa Museo de Ernesto Che Guevara,  donde vivió de niño y  a través objetos, recuerdos y fotos, hoy se reconstruye el eco de los pasos de aquel líder ideológico reconocido mundialmente.

Unos mates al sol amable de Alta Gracia y en charlas al pasar, como siempre, busco mi recomendación gastronómica. Todos coinciden: hay que ir a probar la paella de “los gallegos”.

En la tradicional y céntrica esquina del restaurante “Los Extremeños”, este bodegón se luce con platos abundantes y a inmejorable precio. Comida española, paella, frutos de mar y de postre crema catalana.

Alta Gracia es cultura, historia, paisaje y su gente. Te cautiva y se transforma en esos lugares cordobeses para volver una y otra vez.

Compartir

Entradas relacionadas

Pedaleando por La Bolsa

Villa La Bolsa es dueña de tanta belleza natural que propone planes todo el año. Esta localidad del Valle de Paravachasca, atravesada por el río Anisacate, es ideal para disfrutar

Leer más »
Scroll al inicio
Ir al contenido