Sierras Chicas

Río Ceballos

Compartir

Si la idea es emprender caminatas por la naturaleza, Ascochinga ofrece los mejores escenarios y paisajes para hacerlo. Calzarse zapatillas cómodas y salir a recorrer el cerro Mirador de la Cruz es un plan excelente, a pocos metros del ingreso a la comuna. El insume lleva unos 40 minutos y es ideal para familias, por su baja dificultad.

En su cima se ubica una importante cruz, desde donde pueden observarse atardeceres y postales únicas de las Sierras Chicas.

Otro punto para agregar a la lista es el cerro Ascochinga o Piedras Blancas. Para los amantes del  senderismo, es el balcón natural más importante de esta región, ubicado a unos 1800 msnm. En este caso, se sugiere ir acompañado de un guía habilitado. Desde lo más alto, la panorámica de todo el valle al este y al oeste es inigualable. ¿La duración? Unas tres horas, ida y vuelta.

Escape serrano

Como complemento a los cerros, existe un espacio natural para disfrutar al aire libre. Se trata de la Reserva Natural de la Defensa Ascochinga.

Contando con unas 3.300 hectáreas, comprende una eco-región del bosque chaqueño en estado de conservación. Está atravesada por dos ríos de montaña: el San Miguel y el Carapé. En este último, se puede disfrutar de un balneario, pudiendo estacionar a los lados del camino. A la vez, cuenta con senderos que bordean el río, perfectos para recorrer, bajo grandes arboledas.

Compartir

Ubicación

Una reserva natural y dos cerros en Ascochinga

Experiencia