Cantata Brocheriana en el Parque de las Tejas

El Sábado 15 de Octubre a las 19:00 en el Parque de las Tejas, se presentará la “Cantata Brocheriana”, un concierto para celebrar el acontecimiento que llena de júbilo a la comunidad católica argentina y el pueblo de Córdoba en especial: La Canonización de Cura Brochero.
La cantata contará con la actuación destacada del guitarrista Carlos Di Fulvio, autor de la música y la letra de la cantata, el Seminario de Canto, que dirige Matías Saccone, y la Orquesta Académica Juvenil del Teatro del Libertador, con dirección general de Finlay Ferguson. Este homenaje es organizado por la Agencia Córdoba Cultura.

La ceremonia de santificación se realizará en la Plaza San Pedro, en el Vaticano. El Papa Francisco tendrá la gracia de elevar a los altares al primer santo argentino, el “pastor con olor a oveja”, como el mismo Francisco calificó al cura Brochero en el acto de beatificación.

Nicolás y Camila: Los Milagros de Brochero
Se atribuyen a la intercesión del cura Brochero dos milagrosos que salvaron la vida de Nicolás Flores, una criatura de 11 meses de vida, que quedó al borde de la muerte tras un terrible accidente de tránsito, y el caso de la niña Camila Brusotti, quien sufrió severas heridas por parte de su madre y padrastro. Camila y Nicolás salvaron sus vidas sin una razón científica.

Una vida, una obra
José Gabriel del Rosario Brochero nació el 16 de marzo de 1840, en cercanías de Santa Rosa de Río Primero, y muere el 26 de enero de 1914, ciego y leproso, en Villa del Tránsito. Es José Gabriel el cuarto de diez hermanos. La vida religiosa no le resulta extraña, ya que dos de sus hermanas habían ingresado en la Congregación del Huerto. Ingresa al Seminario Mayor de Córdoba, Nuestra Señora de Loreto, el 5 de mayo de 1856, a la edad de 16 años.

El diario Eco de Córdoba da cuenta de la primera misa del seminarista José Gabriel del Rosario Brochero, en su edición del 11 de diciembre de 1866. Una copia del ejemplar, que provee el Archivo Histórico de la Provincia, dice: “Saludamos al joven sacerdote, que formado al lado de otros ilustrados y virtuosos a de saber comprender su elevada misión y colocarse sobre las miserias que nos rodean para predicar la verdad evangélica”. Su vida y obra se convertirán en una prédica de firmeza, trabajo y virtudes.
La vocación de servicio del joven Sacerdote enfrenta su primera prueba de fuego entre 1867 y 1868, durante una epidemia de cólera que en la ciudad de Córdoba. Brochero está al lado de los que sufren, y consuela sus dolencias. Los registros darán cuenta de la muerte de 2.785 personas a causa de la enfermedad, en una ciudad cuya población ronda los 35 mil habitantes.
En 1869, el Siervo de Dios es designado al frente del Curato de San Alberto, una amplia jurisdicción de 4.336 kilómetros cuadrados, con una población que supera las 10 mil personas. Una barrera natural, las Sierras Grandes, divide a los humildes habitantes de esa jurisdicción espiritual de la ciudad capital.

Abriendo caminos
Tras muchas horas bajo el sol y las estrellas a lomo de mula, Brochero abre caminos y canales de riego, también funda escuelas. Se ocupa de establecer mensajerías, oficinas de correo y estafetas telegráficas. Proyecta, además, el ramal ferroviario que atraviesa el Valle de Traslasierra y une Villa Dolores y Soto.
El pastor encabeza caravanas de fieles, que viajan a la ciudad para hacer Ejercicios Espirituales. A la par de su misión evangelizadora, gestiona con las autoridades eclesiásticas y del gobierno provincial ayudas económicas y recursos para mejorar la calidad de vida de los pobladores del curato de San Alberto.
La mano laboriosa del cura y los feligreses construye, en 1877, la Casa de Ejercicios Espirituales en la entonces Villa del Transito -hoy Villa Cura Brochero-. Además, construye una casa para las religiosas, un Colegio de Niñas y una residencia para los sacerdotes.

 

Compartir

Entradas relacionadas

Scroll al inicio
Ir al contenido