Cruz del Eje: belleza en el Noroeste de Córdoba

La ciudad de Cruz del Eje se encuentra al noroeste de la provincia de Córdoba, ubicada en la seca región transicional entre las Sierras de Córdoba y la desértica gran depresión de las Salinas Grandes, a unos 144 km de la ciudad de Córdoba. Se destaca por su agradable clima y sus atractivos paisajes.

Los orígenes históricos de la ciudad, y de la provincia de Córdoba a su vez, se remontan a la época en que los primeros colonos europeos, principalmente de España, se asentaron en lo que se conoció como Gobernación del Tucumán en los tiempos de la colonia. A la llegada de los españoles en el s. XVI el territorio estaba habitado por los sedentarios “comechingones”, dueños naturales de estas tierras.

Dos asentamientos existían en la zona, en ese momento. Uno, en el sector sur llamado “Toco-Toco” (que en lengua originaria significa hoyos, quebradas o huaicos) y otro, en el sector norte, “Caviche” o “Cavis”. Una primera referencia a Toco-Toco como asentamiento indígena la da Hernán Mejía de Mirabal. Este capitán de la conquista, perteneciente a la expedición de Jerónimo Luis de Cabrera, dirige una entrada al norte de la provincia de Córdoba, por el camino de Punilla pasando por Cosquín, Escobas y llegando a Toco Toco. En 1587 otra expedición, enviada al Tucumán, liderada por Gaspar de Medina llega al asentamiento indígena de Cavis, ubicado en el lugar que hoy es el extremo norte de la ciudad, conocido como El Pantanillo o Barranca de los Loros. En este lugar se han encontrado rastros y vestigios del pasado aborigen y también restos de cementerios, urnas funerarias y otros utensilios.

La ciudad de Cruz del Eje no posee fundación cierta, sino que sus orígenes se dieron con la posesión de tierras por parte de los españoles colonizadores. Por este hecho no existe un Acta Fundacional, como era habitual en las ciudades coloniales. A la ciudad se la conoce con el nombre de “Cuenca del Sol”, debido su clima seco y sus 300 días con cielos despejados. Esta pintoresca localidad invita al turista a recorrer todos sus encantos y degustar sus platos más típicos.

La localidad representa una importante unidad económica y comercial para la región y se constituye como el mayor centro productor provincial de aceituna y desarrollador industrial del aceite comestible asociado. Es por ello que aquí, se celebra anualmente, desde hace 60 años, la Fiesta Nacional del Olivo. Esta festividad es una de las más antiguas del país (festejara su edición N° 62 en el 2016). Aquí participan importantes y destacados artistas del país y en su grilla también cuenta con artistas internacionales.

Entre el paisaje dominado por olivares, se halla el Embalse Cruz del Eje que tiene más de 3 km de longitud y un espejo de agua de unas 1.200 hectáreas. Esta es unas obras de mayor envergadura de la provincia con una altura de 45 mts. En él se pueden practicar numerosos deportes náuticos como el velerismo, motonáutica, canotaje y la pesca de pejerrey. Además posee una fauna rica en aves tales como flamencos, garzas y patos. Cercano al dique el río que allí nace presenta balneario, espacios verdes, juegos para niños, camping y otros atractivos.

Además se puede visitar en esta ciudad la casa donde vivió el Dr. Arturo Illia y se desempeñó como médico, de 1928 hasta su elección como presidente de Argentina en 1963; y el Paseo Ferroviario que cuenta con numerosos vagones y locomotoras que hicieron la historia del ferrocarril en la Argentina (como la de vapor de trocha angosta del Tren Presidencial que transportara en su momento a Hipólito Yrigoyen y a Eva Perón; el Tren médico que usó Illia; entre otros)
Más información: www.cruzdeleje.gov.ar

Compartir

Entradas relacionadas

Scroll al inicio
Ir al contenido