Villa Yacanto, un pedacito de cielo

Villa Yacanto es un pequeño paraíso de Calamuchita. Un lugar que conjuga belleza, naturaleza, ríos cristalinos, paisajes de cuento y gente adorable. La mezcla de árboles añosos y pinos le da un aspecto de sencilla campiña con airecitos europeos, lejos del ruido de las ciudades, llena de pájaros y coloridos únicos en todas las estaciones del año.
El cielo de las noches yacantenses merece mucho más que un par de palabras. Por su altitud (más de 1300 msnm) y su escasa contaminación lumínica, sus noches estrelladas se ven de manera muy vívida, generándonos la sensación de “tocar el cielo con las manos”.
Ubicada en pleno valle de Calamuchita, a pocos km de Santa Rosa o de Villa General Belgrano y a 130 km de la capital provincial, Yacanto es un destino elegido para desconectarse del mundo y entrar en una dimensión enlazada con la naturaleza. Se encuentra en los faldeos de las sierras de los Comechingones. El imponente cerro Champaquí está a solo 42 km yendo por el camino de Los Linderos (otro espectáculo único, así que, ¡a preparar las cámaras!).

Su población permanente es de poco más de 3000 habitantes, en crecimiento. La innumerable cantidad de complejos de cabañas, aparts y posadas hacen que esté sea uno de los destinos más buscados por cordobeses, gente de otras provincias y extranjeros.
¿Qué podemos visitar si vamos a Villa Yacanto?  Las opciones son muchas. Para empezar, por el casco céntrico del pueblo, tenemos “la plaza de los Niños”, en cuyo alrededor se alzan algunos de los edificios más emblemáticos, como la capilla Nuestra Señora de la Merced, construida en 1877. Se hace cargo de ella una institución del pueblo: Doña Custodia, que desde hace 40 años brinda exquisiteces en su casa, hoy convertida en un reconocido restaurante del lugar, al lado de la iglesia.

En la plaza es posible observar vestigios de pircas jesuíticas, ya que en ese sitio se encontraba el casco original de la estancia jesuítica San Ignacio.
Los balnearios son otra opción. A solo 700 metro del centro se encuentra el más cercano, con una cascada que puede disfrutarse la jornada completa. También está el pequeño dique Las Ramas, conformado por las aguas de un tranquilo arroyo, arropado por el frondoso bosque de álamos que lo rodea.
Otro balneario muy elegido es El Durazno. Tras descender una abrupta y hermosa cuesta, nos recibe un pequeño paraje asentado en las márgenes del río homónimo.

Otro lugar es San Miguel de los Ríos, a solo 8 km de la villa. Un lugar encantador, rodeado de belleza natural, donde los ríos San Miguel y Tabaquillo se unen para formar el majestuoso Santa Rosa.
Otro destino destacado, es el Circuito Río Grande, 15 km al Sur, donde se encuentra el Río Grande, el más caudaloso y pintoresco de la zona.
Y no podemos olvidar el Puente Blanco, 12 km al norte de la villa. Este balneario está enclavado sobre el río Santa Rosa, en el camino carretero que une Villa Yacanto con el paraje Atos Pampa y Villa Gral. Belgrano. Vale aclarar que en todos los ríos y balnearios encontraremos aguas cristalinas y ollas profundas, también aptas para la pesca deportiva.

Por último, la estrella de la localidad no es otro que el Cerro Champaquí, el pico más alto de la sierras, declarado segunda Maravilla de la provincia de Córdoba, con 2.884 metros de altura. Desde el pueblo se puede acceder por el camino al “Cerro Los Linderos”, único acceso vehicular. De todas formas, es importante tener en cuenta que el trayecto final hasta la cumbre del Champaquí solo se realiza a pie: son aproximadamente 30 minutos de caminata en permanente ascenso, por lo cual hay que ir bien preparados físicamente. Una vez en la cima, las vistas panorámicas del valle son espectaculares, sin duda las más bonitas de Córdoba.

 

(*) Marcela Canducci es Locutora Nacional –MP 3805–, Profesora del CUP, Coordinadora y profesora de La Metro, y fotógrafa, Community Manager, Instagrammer, bloguera y Directora en @amocba.

Compartir

Entradas relacionadas

Pedaleando por La Bolsa

Villa La Bolsa es dueña de tanta belleza natural que propone planes todo el año. Esta localidad del Valle de Paravachasca, atravesada por el río Anisacate, es ideal para disfrutar

Leer más »
Scroll al inicio
Ir al contenido