La mejor cerveza artesanal está en Villa General Belgrano

No solo en la Fiesta Nacional de la Cerveza se puede degustar está típica bebida. Está claro que, durante todo el año, la cerveza es un sello propio de este pueblo con ascendencia centroeuropea.

Mark Bier es una cervecería gourmet de tradición familiar que se instaló en Villa General Belgrano desde 1993, pero se gestó como empresa familiar en la Ciudad de Porto Alegre, al sur del vecino país de Brasil, allá por el año 1959. Su dueño nació en el país carioca y es hijo de alemanes. Junto a su mujer, han seguido con el legado parental que los vincula a la producción de la cerveza artesanal.

Todo comenzó cuando Martín Sandow y su hermano, desde muy pequeños, acompañaban al trabajo a su padre, dueño del emprendimiento cervecero. Fue así que desde niños se fueron amigando con la producción artesanal, con un sello propio y una manera muy particular para elaborar la bebida con lúpulo. El 29 de septiembre se cumplirán 62 años de la tradicional cerveza Mark Bier. Será la fecha clave para pinchar algunos barriles de cebada y conmemorarlo con la gente de Villa General Belgrano y los turistas que transiten por la zona.

Martín sigue la tradición de la cerveza del Rey de la pureza de la cerveza. Se trata de un antiguo código elemental que está vigente en el mundo hace 502 años. La magistral receta dice que la cerveza se debe fabricar con 4 productos.

Agua (el más importante de todos): en el Valle de Calamuchita, sobre todo en la Villa, el agua es de muy buena calidad, porque viene de las vertientes del Cerro Champaquí.

La malta, que según el tipo de cerveza es pilsen (para la cerveza rubia), caramelo (para la colorada) y malta tostada (para la elaboración de la cerveza negra).

El lúpuloI, componente responsable de darle sabor a la bebida. En la Argentina tenemos las mejores plantaciones de lúpulo en las tierras del Bolsón –Patagonia Argentina–.

Por último, la levadura.

Hoy la empresa familiar está fabricando más de 9 kilos de cerveza con 6 estilos diferentes, además de la típica cerveza alemana. Por haber nacido en Brasil, mantienen una bebida más suave y refrescante, porque consideran que la cerveza debe disfrutarse con características bien definidas. La fábrica está equipada con máquinas de acero inoxidable, manteniendo la calidad de los productos y una reputación acorde, ya que elabora una cerveza constante, pareja y de buenas propiedades. Se vende en el restaurante, a través del “chop tirado” o en botellas. También se comercializa en las casas de artesanías y se realizan envíos a todo el país.

Créditos: @lucasartdeco

Contacto 

Redes Sociales: Instagram  

Compartir

Entradas relacionadas

Pedaleando por La Bolsa

Villa La Bolsa es dueña de tanta belleza natural que propone planes todo el año. Esta localidad del Valle de Paravachasca, atravesada por el río Anisacate, es ideal para disfrutar

Leer más »
Scroll al inicio
Ir al contenido