La Capilla Doméstica de la Manzana Jesuítica

Publicado el 24 de abril, 2018

Compartir

  • Se trata de un exquisito santuario que comenzó a construirse en 1650 y que se finalizó en 1668. Originalmente, fue parte del hall principal de la iglesia que funcionaba allí.

    En el año 1606 ya estaban construidas las habitaciones y una pequeña capilla para reemplazar la ermita.

    Como característica arquitectónica, muestra un techo increíble, armado con gruesas cañas tacuaras y recubierto con cueros de vaca posteriormente pintados.

    Otra característica para destacar es su particular retablo, construido por el arquitecto italiano Brassanelli, en el que los artistas indígenas han puesto su sello inconfundible.

    Manuel Cabrera, nieto del fundador de la ciudad de Córdoba, donó lo necesario para llevar a cabo esta gigantesca obra.

    Patrimonio Cultural

    Patrimonio CulturalCaseros 127

    Viste desde Caseros 127

Los historiadores sostienen que la iglesia de la Compañía fue construida en 1650 y que su creador fue Felipe Lemaire, un ingenioso francés que ostentaba el título de constructor naval. Su idea era armarla toda con madera, como si fuera una quilla de barco invertida; como muestra de su compromiso con el proyecto, se sabe que viajó a las Misiones Jesuitas en el Paraguay para elegir él mismo la madera del techo.

Entradas relacionadas