Hotel de realeza y misterios, El Edén de La Falda

Publicado el 04 de agosto, 2022

Compartir

En Punilla hay misterio. El lugar es bucólico y naturalmente hermoso.

El Hotel Edén en la ciudad de La Falda recibió sus primeros huéspedes en el verano de 1898.

El señor Roberto Bahlcke, un conocido hotelero de la ciudad de Córdoba, adquirió las 900 Has. de la estancia “La Falda”, en Agosto de 1897 y decidió que ese sería el lugar de un hotel grandioso.

Fachada del Hotel Edén en el 1900.

Esplendor absoluto para el Edén durante la segunda década del siglo XX y segunda guerra mundial.

Hecho que marca una profunda herida en nuestra historia de existencia humana y llena de conjeturas a la perla hotelera de La Falda.

El hotel fue escenario de grandes acontecimientos y recibió la visita de grandes personalidades entre ellos Albert Einstein, el Príncipe de Gales, los Presidentes Julio A Roca, Agustín P. Justo, el poeta Nicaragüense Rubén Darío, como así también familias de la oligarquía Argentina y de la nobleza Europea.

Aquel hotel de aire europeo plasmado en su construcción con materiales traídos del viejo continente y amalgamados con cal de la zona, quedó envuelto en una administración que desde 1953 anduvo a los tropiezos económicamente.  Sus puertas como hotel cerraron en el año 1965.

En 1988 fue declarado Monumento Histórico Municipal, para poner fin al deterioro del edificio, y diez años después el municipio de La Falda adquirió la propiedad y procedió a renovarla como una de las principales atracciones turísticas de la ciudad.

 

Hoy convertido en museo, las visitas guiadas según el horario elegido ofrecen historias completamente diferentes. Una visita guiada de día nos permite disfrutar de los jardines y parques y completar el relato histórico viendo documentos, fotografías y objetos originales de época. En tanto, por las noches, las visitas guiadas aumentan el misterio sobre el Edén. Leyendas de fantasmas y espíritus, relatos urbanos y fenómenos paranormales. Para creer o contar, pero inolvidable.

Museo Hotel Edén

Termina mi recorrido por el famoso Hotel Edén.

Me despido de sus galerías, balcones, leones de mármol custodiando la entrada. Me llevo aires de realeza y alta alcurnia.

Entradas relacionadas