Ansenuza

Miramar de Ansenuza

Compartir

Con una extensión de 4.200 hectáreas, que van desde las nacientes de los arroyos afluentes del embalse hasta el paredón y alrededores, el Dique La Quebrada y sus inmediaciones albergan un multiplicidad de especies animales y vegetales que permanecen resguardadas por la vigencia de leyes de protección ambiental.

Allí, entre los bosques de laderas, los arbustales serranos y pastizales de altura, el gato montés, el pecarí, las corzuelas y vizcachas habitan el territorio de la serranía. Más allá de la vegetación frondosa que presenta el área, sobre las grandes copas de los molles, algarrobos y manzanos de campo, el vuelo de los jotes y águilas tiñen el paisaje con una especial espectáculo.

Qué hacer en la reserva

Preste atención: en el extenso espejo de agua que baña el corazón de la reserva, se albergan mojarras cola roja y pejerreyes. En él es posible además practicar todo tipo de deportes acuáticos. Sin embargo, para mantener la tranquilidad y no alterar la naturaleza del entorno, las actividades náuticas en el lugar están reducidas a prácticas sin motor. ¿Un plan imperdible? Se suma a las propuestas el buceo que se realiza en la Playa de los Buzos. Sus aguas cristalinas permiten una completa inmersión.

Otra de las consignas será disfrutar entonces del ambiente serrano. Una opción es recorrer las costas de La Quebrada para admirar el paisaje y perderse entre los rincones siguiendo el cauce del arroyo Los Hornillos. Vale recordar que la reserva está ubicada a 7 kilómetros de Río Ceballos y a 36 kilómetros al norte de la ciudad de Córdoba, por ruta provincial E-53.

Compartir

Ubicación

Reserva Hídrica Natural Parque La Quebrada

Experiencia