• Norte y Sierras Chicas

Compartir

Dedicada históricamente al cultivo de frutas, vid y elaboración de embutidos, esta zona es sin duda un mundo de sabores tan variados como el colorido de sus paisajes.

Los paladares de los visitantes no podrán resistirse a la tentación de sentarse a la mesa en alguno de los restaurantes y parrillas de la región donde la vedette es el cabrito de Quilino, sin dejar de lado el sabor de una buena picada con salames, quesos y jamón crudo.

Paladares satisfechos

Los platos autóctonos norteños, como la humita, locro, empanadas y carne a la bandeja se complementan con hierbas aromáticas, miel y licores ideales para acompañar el atardecer de bellos paisajes.

 

Entre los productos que se destacan está el vino, salame (chacinados en general), queso de campo, conservas de caza, azafrán y quesillo de cabra (derivados de la leche de cabra como licores, dulces y caramelos). A su vez, hay mermeladas de frutos orgánicos (higos, duraznos, tomate, zapallo etc.), producción de cítricos, tuna (arrope) y miel. También, se suma la algarroba y el mistol, las truchas con crema, y los hongos de pino, protagonistas en cualquier plato gourmet.

Entre las preparaciones, aparece la picada de fiambres como la estrella de la región. Por su parte, para esos días de invierno donde el frío pide un plato abundante, la cocina clásica italiana (pasta, fricco, roñosa, polenta bianca, etc.) es un imperdible. Vale recordar que aquí son muchas las familias que conservan el estirpe de sus raíces italianas y lo reflejan en sus comedores.

¿Otros imperdibles? Los escabeches, cabritos a la llama, colaciones y el arrope de tuna y de chañar. Para todos los gustos, también hay dulces orgánicos, alfajores artesanales y conservas de hongos.

Compartir

Ubicación

Norte y Sierras Chicas

Experiencia

Alojamientos