Ansenuza

Miramar de Ansenuza

Compartir

El vino nos abre espacios inusitados por la belleza natural y paisajística de sus viñedos, sus tradicionales bodegas, aromas y bouquets que acompañan los sabores y colores de las sierras de Córdoba. La provincia es dueña de una amplia variedad de uvas, añejadas en roble, cuyos vinos de crianza - sauvignon, moscatel, pinot, malbec - permiten evocar hierbas, flores, frutas, tabacos y cueros con aires serranos, disfrutando el mágico ritual de catar un vino con impronta única. Una agradable experiencia en nuestros sentidos, para compartir eventualmente o en la vida cotidiana, en momentos con amigos, en la mesa familiar o durante un descanso. Dueño de una larga historia, el vino en Córdoba nace con los Jesuitas que en el siglo XVII  plantaron las primeras cepas en las Estancias de Jesús María. Luego, la inmigración friulana de Colonia Caroya las mejoró hacia fines del siglo XIX y, hoy, se producen  cepas de uvas tintas y blancas que fueron distinguidas con premios internacionales. Cuentan que el primer vino argentino, el Lagrimilla, fue degustado por el Rey Felipe V de España, detalle que evidencia refinamiento y originalidad. Hoy, Córdoba cuenta con 16 bodegas distribuidas en los distintos valles turísticos, en todos los casos se pueden realizar visitas guiadas con degustación de productos e incluso comprar el vino elegido en el lugar. Así mismo,  la gran mayoría de estos lugares, preparados para el turista, disponen de un restaurant de primer nivel, e incluso en algunos casos, tienen alojamiento de alta gama. Esta última experiencia permite disfrutar de la bodega, sus productos y vivenciar todo el proceso de elaboración. Gracias a tecnologías de última generación, las bodegas cordobesas pudieron alcanzar significativos avances en la calidad de todos sus vinos y, en particular, en vinos de cepas de altura. Cada vez más bodegas y productores artesanales nos invitan a recorrer Córdoba y degustar sus vinos en las áreas Norte, Calamuchita, Traslasierra y Noroeste, convirtiéndose en la tierra de aquel histórico vino; pero también en la que acuna todo el sabor y el potencial del nuevo. La Agencia Córdoba Turismo trabaja sobre el producto turístico “Los Caminos del Vino de Córdoba”, fomentando el trabajo de las bodegas, dictando capacitaciones, fomentando el consumo responsable y difundiendo en ferias y eventos especializados la calidad de nuestros vinos. Además se han unificado criterios en el producto relacionados con una renovación integral de la señalética de todas las bodegas que poseen atención al turista. El vino y su cultura, producción e historia forman parte de la importante oferta turística de la provincia. Y vale señalar que este producto ha tenido tal crecimiento en los últimos años que en septiembre próximo se firmara un convenio con COVIAR (Corporación Vitivinícola Argentina) en el cual la provincia de Córdoba es reconocida oficialmente como provincia vitivinícola argentina. Este organismo  gestiona y coordina la implementación del Plan Estratégico Argentina Vitivinícola 2020 (PEVI) que tienen entre sus programas el de Turismo del Vino. Datos de los CAMINOS DEL VINO EN CÓRDOBA En Córdoba se elaboró el primer vino de América conocido como lagrimilla. Existen 16 bodegas distribuidas en toda la provincia. Diversidad de terruños establecidos en toda la provincia- pinot noir, malbec y cabernet sauvignon, entre los varietales más destacados Vinos y bodegas premiadas internacionalmente (Las Cañitas, Noble San Javier, Terra Camiare, La Caroyense y La Matilde) Bodegas con alojamiento abc1 (Las Cañitas, La Matilde, Araoz de la Madrid y Noble San Javier) Gastronomía gourmet y/o regional en todas las bodegas (Terra Camiare, Chacra de Luna, Jairala Oller, Del Gredal, Las Cañitas, Nebula, La Matilde, Araoz de la Madrid y Noble de San Javier) Elaboración de vinos boutique (poca producción con alta calidad y tecnificación) ✓Visita Guiada y Degustación en todas las bodegas de la provincia.  

Compartir

Ubicación

Córdoba: 400 Años de buen Vino

Experiencia