El curita gaucho: un emblema del Valle de Traslasierra

Publicado el 10 de febrero, 2019

Compartir

El José Gabriel Brochero nació el 16 de marzo de 1840 en la Villa de Santa Rosa de Río Primero, en la provincia de Córdoba. Transitó el Valle de Traslasierra dejando un legado religioso muy importante, lleno de fe y esperanza. Su canonización, encabezada por el mismísimo Papa Francisco, se concretó el 16 de octubre de 2016.

Villa del Tránsito –hoy llamada Cura Brochero en su honor– es el lugar que eligió para vivir, donde realizó grandes obras religiosas y arquitectónicas, rodeado de atractivos naturales y flamantes ríos (como el Panaholma, de aguas tibias y propiedades terapéuticas), con un clímax ideal para descansar. Ubicada a 150 km de la capital cordobesa y a 920 msnm, entre los cordones montañosos de Sierras Grandes y las de Pocho. Tierra de comechingones, su principal actividad artesanal es la alfarería, siendo la cerámica negra la más característica y bella de la región.

Sin dudas, el padre José Gabriel del Rosario Brochero es un ícono del Valle de Traslasierra, una persona comprometida con la sociedad y su problemática, central en la identidad serrana y en la cultura «chuncana». En ese afán por mejorar la calidad de vida a los habitantes de la villa, promocionó las riquezas y cualidades del corredor turístico del oeste. Entre las obras vinculadas al párroco, se pueden visitar, durante todo el año, las siguientes:

• El Camino del Peregrino: un recorrido de 28 km, con hermosas panorámicas del valle, que en la actualidad, comprende ocho estaciones de descanso y oración en honor al párroco. Es realizable en bicicleta, moto y auto.
• A pocos kilómetros de la plaza principal del pueblo, está el acueducto Los Chiflones (foto), obra digna de apreciación, que le brindó agua a los habitantes de la villa.
• In situ, se puede pasear por las instalaciones de la parroquia y la casa de ejercicios espirituales, conjuntamente con el Colegio de Niñas, todo sobre la misma manzana urbana.
• El Santuario Nuestra Señora del Tránsito, de arquitectura neogótica, una obra bellísima por donde se la mire, una recomendación imperdible.
• La fuente, en el corazón de la localidad, es otro de los atractivos más influyentes que dejó Brochero.
• Otras opciones para disfrutar de un día rodeado de la naturaleza que proporciona Villa del Tránsito, es la Cascada del Toro Muerto y la Cascada Mortero de los Zorros, con ollas magníficas para descansar.

El espíritu del cura gaucho, ejemplo de vida, aún vive en las almas de toda la población del Valle de Traslasierra.

 

Entradas relacionadas