Córdoba tiene un nuevo Parque Nacional en Traslasierra

La histórica estancia Pinas se convirtió en el Parque Nacional Traslasierra. El Senado sancionó la ley que protege las 105.000 hectáreas en el departamento Minas, en el noroeste cordobés, cerca del límite con La Rioja.

Se trata del sector de 105 mil hectáreas comprendidas en el casco histórico de Estancia Pinas, ubicada en la zona de Traslasierra, próxima a las localidades de Taninga y Villa de Soto. Según un relavemiento de la Universidad Nacional de Córdoba, allí se destacan valores ecosistémicos sobresalientes.

Recordemos que este proyecto de ley fue aprobado gracias al previo convenio de cooperación firmado entre el gobernador Juan Schiaretti y el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, Rabino Sergio Bergman. En el mismo se estableció que la Provincia de Córdoba cede a la Administración de Parques Nacionales los inmuebles necesarios para la creación del parque de “Pinas” (hoy Parque Nacional Traslasierra) y el “Parque Nacional Mar Chiquita y Bañados del Río Dulce”, aun pendiente de crear como tal.

Al respecto, el Presidente de la Agencia Córdoba Turismo, Julio Bañuelos, aseguró “Esta oportunidad trae aparejadas grandes posibilidades, sobre todo para desarrollar el ecoturismo, que se posiciona como un producto internacional, muy de moda en la actualidad. Esta realidad se combina con el mejor momento de nuestro Aeropuerto Internacional Córdoba, que opera con más de 500 vuelos semanales, y se ha transformado en una nueva puerta de ingreso a la Argentina y en el hub aéreo más importante del interior del país”.

“Sin dudas, el anuncio de la creación del Parque Nacional Traslaierra, sumado a otras apuestas fuertes realizadas por el gobierno provincial, significan un gran futuro de crecimiento para la región. Aquí el trabajo conjunto entre nación y provincia fue fundamental para lograr la aprobación por el Congreso de la Nación del proyecto”, agregó Bañuelos.

Estas tierras tienen relevancia tanto desde la biodiversidad como desde la historia. La estancia primero fue de Lisandro de la Torre, quien vivió allí entre 1926 y 1930. Cuando Manubens Calvet la explotaba contaba con 23.000 animales y 50 kilómetros de vías de ferrocarril propias. Era el latifundio más grande de América latina. También fue el cuartel general de Facundo Quiroga, del Chacho Peñaloza, de Santos Guayama y de Juan Bautista Bustos. Además, campo de batalla de José María Paz.

Al convertirse en parque nacional -el segundo de esta provincia, que ya cuenta con el de la Quebrada del Condorito- se protegerá tanto la biodiversidad como el patrimonio histórico, ya que en el predio hay vestigios de la cultura comechingona.

Entre las aves que viven en los montes de algarrobos, quebrachos, breas, cardones y chañares, se cuentan algunas en peligro, como el águila coronada, el loro hablador, el carpintero negro y el cardenal amarillo.

También tendrá un rol protagónico en el corredor de conservación y turismo del Norte de Córdoba, junto con el futuro parque nacional Ansenuza y el de la Quebrada del Condorito, un área protegida ya posicionada y reconocida por los ecoturistas.

Todo ello con el objetivo es el de proteger y resguardar los diversos componentes del patrimonio natural y cultural cordobés.

Compartir

Entradas relacionadas

Scroll al inicio
Ir al contenido