Reserva Natural de Fauna ‘La Felipa’

Son más de 1307 las hectáreas que, extendiéndose entre paisajes de algarrobos, chañares eucaliptos y juncos, albergan la variada gama de especies animales que habitan en esta fantástica reserva natural.

La Felipa, constituye el punto terminal del arroyo Chucul, cuyas aguas se pierden en la inmensidad de la región, formando bañados y esteros poblados de totoras y espadañas. Cuando el afluente inunda el terreno con toda su fuerza, sus cristalinos manantiales pasan a formar parte del Chocancharava, nombre aborigen para el Río Cuarto que atraviesa el corazón de la zona.

En lo alto, la imagen se compone con la hermosa danza de los cisnes de cuello negro, teros, chimangos y golondrinas. Entre los rincones de la vegetación, se expanden los zorros grises de la pampa, hurones, falsas nutrias y los cuices. Cada una de las especies que pueblan el lugar, desarrolla su instinto en total libertad, manteniendo el cuidado equilibrio de una naturaleza que fija sus leyes de conservación y armonía.

En la Reserva Natural de Fauna La Felipa, se conjugan los paisajes del pastizal pampeano, los bosquecillos naturales y de especies exóticas con las áreas de los bañados y lagunas, que componen el ambiente ideal para que el hombre disfrute de la magia una creación que se multiplicada en mil relieves, en mil formas distintas.

La posibilidad de acampar dentro de la reserva, siguiendo las normativas indicadas por los guardaparques, es un privilegio. Desde allí, inmersos en los pastizales y los cauces de tarariras y mojarras podremos no sólo contemplar el paisaje, sino también vivir el ritmo del imponente entorno. Así, en el departamento Juárez Celman, podremos asistir al encanto de una naturaleza que se manifiesta en completa libertad. Poco a poco iremos llevado nuestros latidos al compás palpitante de sus ríos, poco a poco iremos calmando nuestra alma y nuestra mirada con la magia de la creación.