Los orígenes del pueblo La Bolsa se remontan a 1945, cuando David Hogg, uno de los pioneros de la zona, comenzó el loteo de la Estancia El Descanso; éstos fueron  los  años de fulgor para esta región que crecía rápidamente.
Los balnearios que ofrece La Bolsa, sobre el río Anisacate, son escenarios ideales para visitar durante el verano, con playas hermosas de arena.En la actualidad La Bolsa continúa conservando la esencia de su paisaje serrano y la tranquilidad de sus calles de frondosas arboledas, que siguen motivando la llegada de aquéllos que buscan un lugar de descanso, sin alejarse demasiado de los servicios de las grandes ciudades.